Algunas reflexiones

En el tp 3 ocupé el rol de Dirección de Arte, en equipo con Aldi. Es un área que me gusta, sino la que más, pero no dejo de sentir que no logramos apropiarnos del todo de la consigna y eso limitó un montón todo lo que tratamos de hacer.

Partir del análisis del género me pareció una buena propuesta, la investigación funcionó bien, pudimos definir un corpus de películas que estaba bueno y fue super interesante, pero la verdad es que  poco se parecen las pelis de cine negro a los proyectos que teníamos ganas de hacer, aun cuando nuestra intención desde un principio fue traer el código del cine negro a la actualidad, con las transformaciones que eso implica.

La primer escritura del guión fue super fluída porque habíamos entendido que teníamos que tomar ‘rasgos de estilo’ del género elegido como gestos mucho más desestructurados de lo que después se volvió en las correcciones. Ya de por si teníamos un diálogo asignado del que partir, para convertirlo en un guión perteneciente a un género que nos resultaba ajeno. Fue algo así cómo escribir en otro idioma con palabras de otre, y creo que eso se notó. 

Pasamos mucho tiempo, quizá todo el tiempo, buscando darle forma al guión y trabajando en la propuesta estética de manera independiente una de la otra, permitiéndonos desde el arte algunos cuantos deslices fuera del género, más cercanos a tratar de construir algo que nos entusiasmara de verdad.

Esta desconexión también la tuvimos con las chicas de foto, por lo cual el arte no pudo pensarse para los encuadres sino en general, y eso hizo que en el final se vieran cosas que no creíamos que se iban a ver.

No sé si tiene que ver con los tiempos de los tps, el desgaste del cuatrimestre, mis conflictos ideológicos con el cine de género, o que esperaba poder enfrentar esta consigna con menos desgaste económico y emocional que los anteriores y eso lo traduje en distanciarme del proyecto, pero me resultó bastante cuesta arriba desde el principio. Igualmente después del oasis que fue reunir todas las cosas que necesitábamos, las 3 jornadas que tuvimos para armar el espacio, y el apagón a nivel nacional del día del rodaje, estoy super conforme con todo lo que hicimos. Fue una gran satisfacción ver lo que habíamos construído, más allá de todo lo que no llegamos a hacer.

Creo firmemente en que funcionamos muy bien como equipo y eso hace que podamos trabajar aun cuando no estamos del todo motivadas, y que el resultado sea bueno.

 

Entrega Tp2

La contraseña es humorojo

Male nos sugirió a todas que hiciésemos el ejercicio de una pequeña autoevaluación sobre el trabajo en general.  Tratar de relatar desde el sonido significó pararme en un lugar totalmente distinto al que estoy acostumbrada. Al momento de proyectar entendía que el sonido podía condicionar las imágenes al punto de generar un nuevo sentido, pero a la hora de montar me encontré con que se me dificultaba mucho encontrar el equilibrio que volvía una unidad lo que se veía con lo que se escuchaba. Pienso que tiene que ver también con la práctica, como todo lenguaje, ir ganando vocabulario. Más allá de que el plano secuencia finalmente no fué, y de lo caótico del rodaje, estoy contenta con el resultado final.

Todo lo demás que tengo para decir es más para hablar con la psico que para dejar plasmado en el blog.